RESSENYA: TOMBAR L’ESTACA. IDENTITATS, SEXUALITATS I VIOLÈNCIES DURANT LA TRANSICIÓ.

Tombar l’estaca. Identitats, sexualitats i violències durant la transició és una proposta per entendre la transició des del punt de vista de les diferents lluites sectorials i socials que, fins ara, havien desaparegut del relat oficial d’aquesta etapa de la nostra història. De fet, la suma dels diferents articles o capítols que conformen el llibre és una clara demostració de que és impossible comprendre qualsevol succés històric sense parar atenció a aquests conjunts de lluites heterogènies – encara que alguns considerin que això és caure en “la trampa de la diversitat!”-. Com si el teixir social sobre el que s’ha de treballar políticament es pogués simplificar i homogeneïtzar a voluntat pròpia.

Així doncs, ens trobem davant d’un llibre que pretén repensar l’etapa de la transició deconstruint el relat que s’ha elaborat des dels principals partits i mitjans de comunicació del nostre país. És un conjunt de textos que ens ajuda a apropar-nos als successos menys reivindicats del període, sobretot aquells que tenen a veure amb les associacions (feministes, LGTBI, de veïns…), els mitjans alternatius o els partits fora del mainstream polític. Els diferents capítols ens demostren que no és únicament al Principat on hi va haver lluita antifranquista i resistència a la transició (com s’ha intentat divulgar des d’alguns sectors de la política catalana, sobretot en els últims anys de ‘Procés’). D’aquesta manera, l’aportació d’aquests historiadors valencians és de summa importància per comprendre la nova visió de la transició que s’està generant a tot l’Estat pels joves acadèmics que van sorgint. Òbviament, el fet de que el llibre estigui prologat per Josep Fontana és un segell de qualitat que ens dóna encara més motius per apropar-nos a aquest volum editat per Tigre de Paper. Com diu el mateix Fontana en el pròleg, aquest és un llibre ple “d’aportacions útils per completar el nostre coneixement de la naturalesa d’uns esdeveniments que han estat mitificats per utilitzar-los com a legitimació del sistema que seguim suportant”.

El primer pas en el camí que ens proposen els autors ens aproxima al naixement i desenvolupament del moviment gai i lesbià al País Valencià. L’autor del capítol, Pau López-Clavel fa un repàs complet dels principals esdeveniments i grups militants, per acabar afirmant que “podem considerar el moviment gai-lesbià de la transició com l’artífex de l’encara precària redefinició del concepte de ciutadania en clau sexual, de forma inclusiva i social, per tractar d’estendre conceptes bàsics del sistema democràtic”. És a dir, el moviment gai i lesbià, va ser clarament, un dels agents democratitzadors de la societat valenciana (i espanyola) durant la transició. I tot i que, com a moviment, no tenia la potència suficient per aconseguir totes aquelles transformacions que es proposava, va ser capaç d’apostar per la configuració de coalicions transversals amb altres moviments i demandes socials i polítiques en favor de la democràcia i el reconeixement de les minories.

Per començar a entendre el que va ser i significar la lluita armada en la transició, Vicent Galiana (un dels coordinadors del llibre), ens planteja un examen crític sobre la presència dels grups d’esquerra armada durant la transició. Galiana parteix d’una posició clara, però que no deixa de ser controvertida –sobretot en els cercles de l’esquerra més postmoderna-: “l’esquerra armada de vegades ha quedat resignada a la compatibilitat de les accions violentes i conegudes, i ha emergit com un factor d’inestabilitat extern del procés de canvi i no, en direcció contrària, com un agent actiu i implicat d’aquest”. Amb això, l’autor no defensa la lluita armada per se, sinó que ens presenta la lluita armada com “una estratègia”. Però clar, aquesta afirmació cal valorar-la en el sentit en que ho argumenta la professora de Ciència Política d’Stanford, Marta Crenshaw. És a dir, que elegir la via armada respon a un anàlisi racional de costos i beneficis i que, a més, permet captar l’atenció pública, així com mostrar les deficiències democràtiques de l’adversari, normalitzar l’ús de la violència i desencadenar la repressió dels aparells Estatals. I en aquest sentit, l’historiador Galiana focalitza la seva investigació en l’anàlisi de grups armats insurgents que van firmar la Carta de Brest, que era bàsicament un acord que perseguia l’objectiu de construir “una Europa unida en petits Estats socialistes independents”, signada primerament pel Sinn Fein-IRA, Union Démocratique Bretonne i Union do Povo Galego. Posteriorment s’hi van afegir l’Herri Alderdi Sozialista Iraultzaileta (HASI) i el Partit Socialista d’Alliberament Nacional Provisional (PSAN-P), entre d’altres.

Crec que el tercer capítol té un interès especial si tenim en compte que aquest darrer any hem viscut una de les mobilitzacions feministes més multitudinàries de la història d’Espanya. En aquest text, l’autora i coordinadora del llibre Carme Bernat ens presenta alguns dels antecedents que han fet possible aquestes mobilitzacions de les que parlàvem. Bàsicament, l’autora es centra en l’experiència del Grup de Dones Independents Terra. Però, per mi, la importància d’aquest capítol rau en la demostració de que la lluita feminista va ser marginada durant la transició i també en els relat que se’n va anar construint posteriorment. Segurament per això, la majoria de col·lectius feministes de l’època es basaven en el mètode de l’autoconsciència, que era una metodologia de treball que unia l’espai privat i públic, això és, allò concret amb allò general, amb l’objectiu de “descolonitzar l’existència femenina i reafirmar el dret a viure com a dones”. Després del repàs històric i evolutiu d’aquests col·lectius, però sobretot del grup Terra, l’autora conclou que aquests grups van ajudar a transformar l’autopercepció com a dones per a reafirmar-se i “treballar l’autoestima i arribar fins allò més interior per trobar els camins de sortida”.

Posteriorment, el llibre segueix amb l’explicació que fa Vicent Bellver sobre el moviment autònom i anarquista. Per moviment autònom s’entenen totes aquelles lluites o reivindicacions que van emprendre els obrers per voluntat pròpia, com la de la fàbrica de Bultaco a Sant Adrià de Besós. Algunes d’aquestes lluites i reivindicacions (amb les seves pertinents vagues), van ajudar a aconseguir conquestes essencials des de l’exterior dels pactes constitucionals. A diferència del moviment autònom, el 1977 la CNT intentà sortir a la llum i recuperar, en certa mesura, la importància o preponderància que havia mantingut durant la dècada de 1930 en la vida pública espanyola. En aquest sentit, cal no oblidar el míting que va oferir Federica Montseny a Montjuïc, el 2 de juliol de 1977, davant d’unes 150.000 persones[1]. O de la mateixa manera, també cal tenir en compte la militància del fundador de la revista Ajoblanco José Ribas. Per tant, resulta obvi que “l’existència d’un moviment anarquista a l’Estat espanyol, i sobretot als Països Catalans, resulta una problemàtica històrica que cal tenir en compte i sobre la qual pensar”.

La següent aturada en el camí de “Tombar l’estaca”, és un text summament interessant sobre l’època del Destape en la cultura de masses espanyola, centrat sobretot en la presència femenina i el nu femení en les arts cinematogràfiques i visuals. Els autors, Aneta Vasileva i Rubén Gregori, parteixen d’un punt de vista que comparteixo completament, i és que una obra d’art mai pot ser considerada un producte innocent, ja que com a mínim, segueix els dictàmens de la societat. I històricament, és obvi que, moltes vegades, l’art s’ha utilitzat com un instrument adoctrinador mitjançant el qual la dona ha assumit uns rols representatius que han deixat gravats en l’imaginari col·lectiu quins són els papers més adequats que ha de desenvolupar dins de la societat. És per això, que m’ha semblat clau una de les reflexions que els autors han plasmat en les conclusions del seu article: “Com podria sostreure l’Altre femení el seu cos de les projeccions masculines i la seva sexualitat de la simbologia del consum utilitari? Potser inventant un nou llenguatge, completament nou i avantguardista? I si ningú, dins dels usuaris de la cultura de masses, estiguera preparat per comprendre aquest llenguatge?”

En el sisè capítol, Carles Xavier Senso analitza els mitjans de comunicació de l’època i la creació del relat de la transició. L’autor parteix de la base que la transició no va ser únicament una creació de les èlits mediàtiques i polítiques, sinó que és el discurs que es va difondre sobre la transició el que va ser construït des del poder. Un discurs que va acabar fent-se hegemònic i incrustant-se en la mentalitat de la societat espanyola per dècades. I en aquest sentit, segons Senso, els mitjans es van desentendre de la seva obligació de fiscalitzar el poder per convertir-se en majordoms dels interessos capitalistes. Posteriorment, l’autor es centra en el cas de la revista Valencia Semanal, on hi participava, entre d’altres, Joan Fuster. De fet, Valencia Semanal, és un precedent en el qual des de La Trivial no podem deixar de fixar-nos, ja que fou una revista que “prengué part en els conflictes socials per reclamar l’hegemonia del poble en la conducció del procés de transició cap a la democràcia i en altres processos valencians que tenien lloc en aquell moment”.

Seguidament, Andreu Ginés en el seu fragment del llibre, ens parla sobre les mobilitzacions tardofranquistes als Països Catalans i com van ser contestades per la societat civil. Tot seguit, Francesc Viadel ens relata, en el seu text, els orígens i les conseqüències del blaverisme valencià com a moviment anticatalanista, reaccionari i amb un cert component populista desenvolupat en “l’època daurada del PP valencià”. Finalment, tanca el llibre un fabulós text de Jorge Ramos, que fa un homenatge a la ciutat de València i a la seva història com a capital de la República Espanyola durant la Guerra Civil, mentres ens proposa un recorregut per visitar la ciutat mentre observem aquells racons més invisibilitzats de la memòria colectiva de València.

Per acabar, tal com diuen els mateixos coordinadors en la introducció, aquest és un llibre que intenta il·luminar els marges “sobre les perspectives oblidades de l’estudi oficial i hegemònic del procés transicional des d’una òptica pròpia (…). És una obra plural i coral que pretén rescatar de l’oblit persones i moviments que treballaren per derrocar l’estaca i quedaren excloses de la celebració final”.

[1]https://www.youtube.com/watch?v=5GlWmDlqLP4

Text publicat originalment a La Trivial

Anuncios

ENTREVISTA A XAVIER DOMÈNECH: “PARA MÍ, E.P.THOMPSON ES EL MEJOR HISTORIADOR DE TODOS LOS TIEMPOS”

El pasado miércoles 27 de junio tuvimos el placer de reunirnos con el historiador y coordinador general de Catalunya En Comú, Xavier Domènech, en su despacho del Parlament. Era mediodía y él venía de una comisión parlamentaria que se había prolongado más de la cuenta. Después de pedirnos tiempo para fumarse un cigarrillo, se sentó frente a nuestra cámara  dispuesto a dedicarnos el tiempo necesario para mantener una conversación plácida, serena y reposada sobre la historia de nuestro país; el futuro de la izquierda o sus propios referentes intelectuales y políticos. Sobra decir, que le agradecemos con fruición que alguien con su abundante carga de trabajo y siempre perseguido por la imperiosa actualidad se reservara tiempo para charlar con nosotros y para ayudarnos a pensar históricamente el presente.

Pregunta: En tu libro Hegemonías (2014) dedicas uno de los capítulos a analizar el rol del periodista Enric Juliana como intelectual. Hablas del proyecto político de La Vanguardia y del rearme mediático hegemónico con el despliegue de la centralidad de RAC1 y el experimento de 8TV. Te queríamos hacer una pregunta muy concreta sobre el programa de acción que hay detrás del último capítulo de Modesta España (2012), el libro de Juliana. En él habla de sus predicciones políticas para 2050. ¿Crees que el proyecto político de Juliana y La Vanguardia (o el grupo Godó) sigue siendo conseguir este “Gran centro moderado” al estilo Alemania?

Respuesta: Este libro se escribió en 2014, y Juliana escribió Modesta España en 2012. Yo creo que expresa muy bien el proyecto político que había en ese momento. No sé si directamente La Vanguardia, pero en todo caso Juliana, a mí me recordaba a la figura de Jaume Balmes. Porque Balmes también fue uno de los grandes pensadores de cómo reconstruir, después de la emergencia del sistema liberal y del capitalismo en España, una derecha conservadora orgánica que no estuviera vinculada al carlismo. Sino que reconstruyera la legitimidad carlista basada en el catolicismo, etc. O sea, digamos que es una democracia cristiana o un proyecto de construcción de una hegemonía de masas por parte de los sectores conservadores. Y Juliana me recordaba mucho a esto, en ese momento (2012-2014). Porque el proyecto que había ahí de fondo era la reconstrucción por un lado del “Gran centro”, en el caso de Cataluña él hablaba de la creación del Partido Democrático (que tenía que ser la conjunción de Convergencia y los Socialistas). Y creo que, al final, salió todo al revés. Además, el mismo Juliana también cambió mucho, pues cuándo salió el gobierno de la Generalitat dirigido por Mas él hablaba del gobierno “erasmista”, en el sentido de un gobierno moderado, técnico, etc. En este libro de Modesta España estaba intentando apelar también al personaje que aparece en el Quijote, el Caballero del Verde Gabán, también por intentar encontrar una posición de conservadurismo moderado, mientras que la solución de la gran disfunción social y política de la crisis se solucionará vía migración, es decir, la marcha de lo que él llamaba “la generación perdida”. Esto, de hecho, es uno de los mecanismos clásicos para evitar conflictividad social, la migración de generaciones enteras. Eso en Italia se ha dado mucho… Yo creo que ese proyecto, como tal, fracasó. Y lo que vino después es una evolución, en el caso de Juliana clarísimamente, hacia otro tipo de figura intelectual que intenta jugar el rol de intelectual orgánico. Es decir, de intentar mostrarse como el que puede explicar el todo desde una parte. Pero yo creo que eso se ha transformado mucho, el proyecto en ese sentido, no funcionó. El proyecto de La Vanguardia en primer término era el proyecto de la “sociovergencia” y después se quedó sin nada, o sea, el gran drama de La Vanguardia o el Grupo Godó era que, eran una gran potencia mediática y que su único referente político en un momento dado, era Unió Democràtica de Duran i Lleida. Claro que, era un partido pequeño y que finalmente ha implosionado. Yo creo que ha habido una reconversión de toda esa realidad.

P: Cuando Donald Trump ganó las elecciones, Nancy Fraser escribió un artículo que se titulaba “El final del neoliberalismo progresista”. La pensadora norteamericana define el neoliberalismo progresista como “la alianza de las corrientes principales de los nuevos movimientos sociales y los sectores de negocios de gama alta. En el caso estadounidense, Wall Street, Silicon Valley y Hollywood. Hillary Clinton o Macron”. ¿Crees que Pedro Sánchez puede ser la versión española de esto? Tras la felicitación de Ana Botín a Nadia Calviño por ser nombrada ministra de economía lo podría parecer…

R: El PSOE ya era esto en origen en los 90’s. El PSOE hizo una apuesta por la cual aceptaba el nuevo modelo neoliberal de crecimiento económico, que afectaba a los derechos sociales, a las relaciones laborales y económicas, a la vez que proponía un programa muy ambicioso en derechos sociales. La reconversión del PSOE que significó después Zapatero, básicamente es eso. Una apuesta por un programa muy ambicioso en términos de “nuevos” derechos sociales (memoria histórica, matrimonio homosexual…), todo ese tipo de temas como una oferta progresista, a la vez que se aceptaba el núcleo duro del nuevo modelo de crecimiento neoliberal. Ahora el nuevo PSOE en el Gobierno está por ver, porque es efectivamente un nuevo Gobierno con muy poco tiempo y con una base parlamentaria débil y un conjunto de contradicciones absolutamente enormes encima de la mesa. Entonces hay que ver, si consiguen navegar por encima de esas contradicciones y proponer un nuevo horizonte de esperanza. Pero yo creo que ahora mismo no. Creo que puede proponer dos cosas: Primero, mejorar respecto a lo que había antes, que es evidente que sí que lo mejora. Y, en segundo lugar, una cierta apuesta por leyes progresistas, y ahí será también muy determinante el papel que juguemos nosotras y nosotros a la hora de marcar la agenda. Creo que estamos plenamente ante un Gobierno que tiene dos años de legislatura y que tiene encima de la mesa graves problemas de fondo, como la redistribución o el problema de la crisis territorial. O sea, hay grandes problemas que están afectando al sistema político y al régimen del 78, que no creo que el PSOE ahora mismo tenga ni pueda dar respuesta a eso. Ahora bien, si que puede visualizar la posibilidad de un progreso en muchos campos. Pero son dos años, y la partida en estos dos años es determinante, porque es la partida por la cual tenemos que evitar que el escenario posterior sea de retorno de la derecha, pero a la vez tiene que ser un escenario ya de resolución de los grandes problemas.

P: ¿Qué piensas de la reivindicación de la obra de gobierno de Jordi Pujol que se hizo el 22 de mayo en el Ateneu Barcelonès? ¿Se ha hecho una buena lectura histórica de lo que ha supuesto el pujolismo para Cataluña?

R: Esta reivindicación fue casi un epifenómeno sin mucho contenido más allá de que los amigos de Pujol montaron un acto para reivindicar a Jordi Pujol que está en el ostracismo político en estos momentos, y además, clarísimamente. Es verdad que Puigdemont en algún momento si que se acercó a Jordi Pujol con algunos actos, pero casi de escondidas.

Yo creo que los gobiernos de Jordi Pujol han significado la construcción de una hegemonía, de toda una forma de actuar, que ahora está muy en juego saber si puede volver o no. Pero, sinceramente, creo que es verdad que el PDeCAT de Marta Pascal (y el grupo parlamentario en el Congreso) puede intentar jugar ese juego, pero la consolidación de este juego pasa por el amortiguamiento de las grandes contradicciones. Y creo que las grandes contradicciones en el terreno nacional y en el terreno de la desigualdad aún están muy presentes. Además, estamos viendo una gran mutación del sistema político español y catalán que puede acabar con la asunción de un reformismo fuerte por parte de actores como el PSOE, o puede acabar con una necesidad de ir hacia un espacio constituyente nuevo, pero ese juego se va a jugar en los próximos años.

P: Y en este sentido, la consigna “Ensanchar la base” que a menudo repite el independentismo ¿podría ser una estrategia de sometimiento subordinado al proceso? O, ¿este cierre se podría interpretar como una renuncia a la hegemonía? Es decir, ¿como una renuncia por parte de JxCat a liderar el conjunto del país porque se sienten cómodos en esta situación de empate catastrófico?

R: Así como el tema del conflicto territorial, o la cuestión catalana, no se va a cerrar. Pero puede amortiguarse, puede estar unos años que parezca que se ha amortiguado, pero estará ahí presente. Ahora estamos en una fase diferente del “Procés”. El “Procés” ha tenido una capacidad inmensa de definir la agenda política del resto de actores políticos y de la sociedad catalana, y de subordinar las agendas políticas del conjunto de la sociedad. A mi ahora mismo, me da la impresión de que es evidente que el independentismo detenta el poder de la Generalitat, pero que ha perdido capacidad de definir las agendas políticas. No por incapacidad de potencia mediática o de índole cultural, sino porque ahora mismo no tienen una orientación clara. Y no es que no tengan una orientación clara porque hay diferentes actores y cada actor tiene una orientación diferente y no se sepa quien se impone, sino que dentro de los propios actores no hay una orientación clara. Es decir, JuntsxCatalunya (JxC) a lo máximo que aspira es a señalar que vendrá otro momento, pero no va a explicar cómo ni cuándo ni porqué ese momento va a superar lo que ya fue el 27 de octubre, y no es por nada, es porque no lo saben. En realidad, hay una desorganización brutal. Esquerra Republicana (ERC), su orientación básicamente es una orientación de volver a una cierta calma, consolidar su poder institucional y plantear el horizonte de la independencia como un horizonte a conseguir dentro de un tiempo, sin hablar tanto de nuevos momentos, pero eso también genera problemas con sus propias bases porque el 27 de octubre ERC estaba en otra tesis, que era la de que se tenía que hacer la independencia instantáneamente. Y la CUP, no sé si es muy consciente, pero está jugando a la melancolía política, es decir, a reclamar constantemente el pasado y la traición a ese pasado, que eso es una actitud que en la Transición ya se dio, y que normalmente te deja fuera de juego durante años

P: Paralelamente valdría la pena preguntarse por qué, salvo Catalunya en Comú, el resto de fuerzas que se reclaman catalanistas y progresistas renuncian a la disputa de un proyecto nacional, de una patria alternativa a la del soberanismo conservador. Y en este sentido, nos gustaría que nos pudieras explicar qué consideras que es la soberanía exactamente, porque es un concepto que está en boca de todos, pero suele utilizarse de manera “vacía”…

R: la soberanía es la capacidad de una colectividad para decidir sobre todos los aspectos que afectan a esta colectividad. Es verdad que tal como se ha planteado el proyecto de afirmación de la soberanía de Catalunya por el independentismo, a veces se ha producido justo lo contrario de esta definición de soberanía. Porque o bien se han delegado muchas decisiones de capacidad de construcción de soberanía porque se ha dicho que esto vendría después del “día D” (el día de la independencia), o bien se han practicado políticas que eran totalmente contrarias a una idea de soberanía auténtica. Para mí el ejemplo más paradigmático es cuando se plantea la posibilidad de hacer un referéndum sobre el TTIP, y hay grupos que en Catalunya están defendiendo la independencia que se niegan a aceptar la posibilidad de decidir sobre algo que implica tanto sobre la soberanía de los pueblos como es el TTIP.

Pero ese ha sido siempre el gran tema del “Procés”, porque el “Procés” ha conseguido subordinar una gran parte de las fuerzas que se reclaman progresistas a partir de una idea de unidad patriótica para conseguir un Estado. Y en la medida en que eso ha sucedido, ha habido muchas políticas progresistas que no es que se hayan subordinado, sino que han desaparecido del escenario.

P: En una entrevista del 2014 (El Crític) decías algo así como que “El hundimiento del bipartidismo viene acompañado del surgimiento de propuestas de izquierdas. Pero el sistema político catalán ya no da para más. Hay que ir del populismo al frentepopulismo, y eso no es fácil de ligar entre tantos actores”. ¿Crees que eso se ha concretado? Y si no es así, ¿Cómo podría concretarse?

R: Esto lo decía porque en aquel momento había la tesis Podemos, que era la tesis claramente populista, y yo en ese debate que teníamos con Pablo, con Íñigo, etc., lo que planteaba es que el sistema político catalán es un sistema diferenciado al español y eso es evidente. Se dice poco, pero uno de los elementos más claros de expresión de la realidad nacional diferenciada también es el sistema político. El sistema político catalán es totalmente diferente al español, ya que este estaba marcado básicamente por el bipartidismo con Izquierda Unida allí, y lo que emerge es la posibilidad populista ante esta crisis de sistema. Pero el sistema político catalán es de una densidad brutal, absolutamente brutal, con muchos sujetos políticos. Entonces yo planteaba que en el caso de Catalunya teníamos que ir no a una hipótesis populista pura, sino una hipótesis frentepopulista, y por eso aquí el gran debate fue el de las confluencias. No solo el de la irrupción, sino el de la irrupción en forma de confluencia, y eso es lo que hemos hecho. Hemos hecho esto y nada más. Yo creo que Podemos esta idea la comprendió y hemos trabajado conjuntamente en la construcción de confluencias, que en algunos casos han sido exitosas (el caso de En Comú Podem) y en otros no tanto. Pero esto también tiene que ver con las situaciones políticas que hemos vivido.

Además, este es un tema bastante clásico, de la misma forma que en los años 30’s en Catalunya la emergencia de un partido frentepopulista, porque inicialmente el PSUC no se define ni como comunista, es muy diferente a la emergencia del PCE en España, ya que el PSUC también nace como fusión de partidos. O sea, es una realidad que después puede tener desventajas, por ejemplo, la capacidad de irrupción de lo nuevo siempre está más marcada por esa necesidad de las confluencias, y en cambio digamos, es más puro el caso español. Pero es que, bueno este sería un debate, pero yo creo que ese debate ya se dio cuándo se creó Barcelona En Comú y se dio después con la construcción de las confluencias, y este debate ya está realizado. En el caso de Catalunya, la construcción de nuevos espacios políticos tiene que tener en cuenta lo nuevo, y también la existencia previa.

P: Recuerdo que durante la última campaña electoral (21D) fui a verte a un acto en Sabadell, donde contaste que el motivo por el que habías vuelto a la política “activa” había sido que una alumna tuya había tenido que dejar la carrera por no poder pagar las tasas. Por lo tanto, si este fue el motivo que te hizo volver a la “militancia activa”. ¿Qué fue lo que había hecho que la “dejases” años atrás?

R: Bueno, “volví” por eso y más cosas… Básicamente, una situación en la que en mi universidad estaban echando a compañeros y compañeras, querían echar a casi trescientos profesores, pero hicimos varias huelgas y conseguimos que al final “solo” echaran a ciento sesenta (más o menos). También fue la subida de las tasas que estaba expulsando al estudiantado universitario, la situación de crisis en general…

Pero es curioso, porque cuando he planteado esto con colegas me han dicho que yo en realidad nunca lo había dejado. Me recuerdan en sitios en los que yo pensaba que no había estado. Yo empecé a militar con catorce o quince años (cuando estaba en el instituto) de forma muy intensa, pues venía de las oleadas posteriores a las movilizaciones de 1986 y 1987, viví las oleadas de los años posteriores. Después estuve muy activo en la lucha contra la primera Guerra del Golfo, también estuve muy activo en las plataformas contra la precariedad, ya que en aquel momento se implementaban esas primeras leyes de reforma laboral. Bueno, tuve una actividad en movimientos sociales y políticos muy elevada desde los catorce años hasta los “veintitantos”. Y aunque hay amigos que me dicen que no, que siempre he estado ahí, la verdad es que sí que hubo un momento en que yo lo “dejé”. Pero creo que eso es vital, es decir, lo “dejé” porque trabajaba y estudiaba y quise poder dedicarme a investigar durante algún tiempo, porque a veces investigando, muchas de las preguntas que te haces cuándo estás en movimientos, las respondes. Por ejemplo, yo vengo de la generación de la derrota, vengo de la generación que para nosotros éramos como los notarios… Los sandinistas perdían en Nicaragua, el muro de Berlín caía y parecía que el neoliberalismo iba a reinar, o sea, uno no entiende la magnitud que tuvo el zapatismo si no entiende ese momento. El zapatismo emerge en un momento donde toda la estrategia de guerrillas de Latinoamérica había periclitado, todas las estrategias de las izquierdas de aquí parecía que habían muerto, el neoliberalismo reinaba, se publica en ese momento El fin de la historia de Fukuyama, en economía se habla de la new economy que viene a postular que no habrá nunca jamás crisis económicas. Es decir, con una sensación de derrota absoluta y el zapatismo emerge como gran esperanza, porque además plantea una situación que estábamos viviendo también aquí. Lo que pasa es que ellos lo plantean de manera muy contundente. O sea, el zapatismo es la emergencia de una estrategia de la izquierda latinoamericana que plantea que la lucha no tiene que ser por el poder sino por liberar espacios. Es decir, es una guerrilla que dice: nosotros no queremos asaltar el Estado (que es lo que han dicho todas las guerrillas latinoamericanas durante la segunda mitad del siglo XX), sino que lo que vamos a hacer es construir nuestro propio espacio de desconexión, en este caso en la Selva Lacandona, y ahí vamos a construir nuestra propia sociedad. Por lo tanto, no hacemos el asalto sino que pedimos la desconexión. Y aquí pasaba algo parecido, sin tanta épica, pues se decía que la lucha que teníamos que realizar no era una lucha por el poder, sino que era una lucha desde la ética. Pero cuando llevas muchos años haciendo esto, también acabas diciendo: bueno, ¿y cómo se gana? Y esto me volcó mucho hacia el movimiento obrero y los movimientos sociales de los 60’s y 70’s. Porque, efectivamente, aunque la narrativa posterior sobre estos movimientos sociales era la de que eran movimientos derrotados, yo empecé a descubrir que no, que tenían victorias, y que habían ganado muchas cosas. Y creo que me apasione por esa investigación para responder una pregunta que para mí era básica: ¿cómo se gana?

P: Claro, ¿es el tema sobre el que hiciste tu tesis doctoral no?

R: Sí, básicamente cómo se establece una lucha, o sea, dentro del antifranquismo digamos que hay tres modelos de antifranquismo. El modelo épico o ético, que tiene mucha importancia, y es el de los maquis, el de la resistencia en los 40’s y principios de los 50’s, de hecho, tiene mucha importancia como referente ético, que no es menor, sobre todo para las generaciones posteriores. Hay un antifranquismo digamos más de militancia política, que es más de los 50’s, que justamente es el de las grandes derrotas. Y después hay un antifranquismo que es el de los movimientos sociales y la sociedad civil, y ese antifranquismo hace crecer tanto la militancia del antifranquismo político como al espacio ético y épico. Este antifranquismo nace de las mutaciones que permiten ligar el cambio político, o sea, la esperanza de derrocar el franquismo con el cambio de la vida de las personas. Y ahí (no me enrollare mucho, porque esto es la tesis) hay elementos que permiten desarrollar nuevas estrategias que son victoriosas y creo que para mí (aunque no creo que me lo plantease conscientemente) inconscientemente era muy importante certificar que nuestras luchas no eran solo unas luchas para reafirmarnos en nuestra ética, sino que sobre todo eran unas luchas para ganar, porque ganar significaba cambiar la sociedad.

P: Es evidente que en Cataluña hay una “rivalidad amistosa”, en ocasiones no demasiado productiva, entre las diferentes fuerzas progresistas para liderar el país.

R: A veces no muy amistosa… (risas).

P: (risas) De hecho, en su última ponencia política ERC explica su voluntad de convertirse en la izquierda nacional y en consecuencia el eje de las alianzas progresistas. ¿Piensas que es posible salir del bloqueo actual estableciendo acuerdos políticos compartidos que beneficien a todas las fuerzas políticas catalanistas y progresistas de cara al próximo horizonte electoral? Para que esto pase, ¿crees que es necesaria una “competencia virtuosa” como la que teoriza Íñigo Errejón?

R: Creo que la situación es diferente, es diferente lo que plantea Íñigo y lo que planteo yo. Lo que yo planteo es que hay un potencial de fuerzas para el cambio, para el cambio radical, para el cambio contundente. Pero estas fuerzas están atrapadas en una dinámica de bloques, entonces, una de nuestras tareas principales es liberar a esas fuerzas de estos bloques. Y a la vez, saber ver que la cuestión catalana también es una cuestión potencialmente transformadora de todo esto. Yo creo que ahí es dónde está el tema de construir un gran espacio, un gran bloque de cambio progresista que supere la dinámica de bloques. Lo que plantea Íñigo yo creo que es distinto, es decir, él está planteando la relación entre Podemos y PSOE. Pero no es por cuestionarlo, simplemente creo que son realidades distintas.

P: Quería preguntarte sobre algunos intelectuales o políticos que te han marcado, y el primero no podía ser otro que Salvador Seguí (El Noi del Sucre), ya que en tu libro Hegemonías dedicas todo un capítulo a reivindicar su figura, pues según tus argumentos ha habido una muy mala interpretación de lo que fue y representó. Además creo que también lo reivindicaste en alguno de los debates de investidura de este año como referente de tu catalanismo juntamente con Federica Montseny…

R: Salvador Seguí, básicamente, a mi me apasionó, sobretodo cuando me acerqué a su vida y a sus trabajos, porque creo que es una persona a la que siempre se ha querido ver como un precedente en potencia para legitimar líneas políticas. En el caso del catalanismo más conservador se ha querido establecer que Salvador Seguí, dada la importancia e impacto de su figura en las clases populares catalanas, sería como el anarquismo catalanista bueno que después la FAI destruyó, y por eso también la comparación con la figura de Federica Montseny. De hecho, las declaraciones que se atribuyen a Salvador Seguí en relación a la posibilidad de la independencia de Catalunya son una reconstrucción de los años 40’s que él no pronunció jamás. Y en cambio, Federica Montseny que se considera como el anatema porque es la FAI y porque eso va en contra de toda la tradición del catalanismo, tiene unos discursos pancatalanistas brutales porque Federica Montseny es profundamente populista en la guerra, y hace populismo y nacionalpopulismo. Pero Salvador Seguí no es un intelectual, es un hombre de acción, y por tanto, es difícil reseguir cuál era su proyecto político. Y también se lo utilizaba como justificación de proyectos políticos posteriores de raíz marxista, pero a mi no me interesaba tanto qué justificaba a Salvador Seguí sino lo que defendía Salvador Seguí. Y me parece apasionante porque plantea cosas en la práctica política que son muy gramscianas, pero gramscianas avant la lettre (antes de Gramsci sobre la lucha de la hegemonía) sobre la necesidad de estrategias plurales… Que me parecen de una relevancia absolutamente enorme, y por eso me apasione por su vida, y por su muerte…

Además, Salvador Seguí no fue reivindicado posteriormente porque la cultura política de izquierdas en Catalunya se construyó posteriormente sobre las claves del marxismo, y en la medida en que él provenía de otra cultura que era la libertaria, quedó fuera de la codificación posterior o del debate posterior. Y a mí me interesaba reivindicar esa figura como una figura central de la configuración del árbol de la libertad en Catalunya, o del árbol de las izquierdas. Entre otras cosas, porque él era el dirigente del sindicato de masas más importante que había, comparado con otros dirigentes que a veces se han reclamado y ni tenían la capacidad ni estaban en el lugar que estaba Salvador Seguí.

P: Siguiendo con tu libro, también haces una reivindicación del historiador E.P Thompson, y tengo que reconocer que me fascinó como cuentas la confrontación entre Thompson y Althusser, y la crítica que haces del estructuralismo de Althusser… ¿Podrías explicárnoslo un poco? Sobretodo porque E.P.Thompson es poco conocido en nuestra país fuera de los estudios historiográficos…

R: ¡Pero fue muy relevante! E.P. Thompson fue uno de los grandes dirigentes europeos durante la Guerra Fría, por la lucha contra la Guerra Fría. De hecho, estuvo en la Universidad Autónoma… Y era la segunda personalidad política más citada en Inglaterra después de la reina, lo digo porque a veces reducimos la figura de Thompson a su dimensión historiográfica. De hecho, él llegó a la historiografía des del activismo, él era un militante posterior a la Segunda Guerra Mundial, después se fue del Partido Comunista de Gran Bretaña, esa marcha acabó con la fundación de un nuevo movimiento que fue la New Left que tuvo una relevancia absolutamente enorme en el nacimiento de la primera nueva izquierda, muy en términos de codificación de una tradición británica de la cultura popular. Eso le llevó a escribir libros sobre historia, para ver qué era esa tradición y después lo dejó, volvió al activismo y después volvió a la historiografía. O sea que tuvo varias entradas y salidas, pero por lo que respecta a su dimensión política, el problema es que tanto en Catalunya como en España nuestra tradición está mucho más marcada por Francia que por el mundo anglosajón, pero eso no quiere decir que esa tradición sea más relevante. Para mí, Thompson en el campo de la historiografía es el mejor historiador de todos los tiempos, bueno, cada uno tendrá el suyo, pero para mí es el mejor de todos los tiempos.

Además, es un historiador al que se le ha acusado de ser un empirista, un culturalista, alguien apegado sólo al caso concreto, pero yo creo que justamente eso es la máxima expresión de la tradición marxista, es decir, que los universales se explican en constelaciones concretas y se construyen entre constelaciones concretas. Frente al debate del marxismo europeo que era un debate muy teórico y codificado. Y a mí me gusta Thompson, aunque en lo teórico es bruto porque hace afirmaciones que no… Pero esa vitalidad me encanta muchísimo más que otras tradiciones del marxismo. Asimismo, su visión del comunismo libertario para mí era claramente compartida. El primer libro que yo leo de Thompson, creo que tenía 14 o 15 años, es Tradición, revuelta y conciencia de clase (1979) que es un planteamiento brutal que es completamente inverso al que se había hecho des del marxismo sobre qué es la conciencia de clase. Es decir, cómo la conciencia de clase define la clase y no la clase la conciencia, era algo, para mí, absolutamente innovador. En eso creo que sigo siendo un rara avis, ya que la mayoría de la tradición en Catalunya y en España, incluso la lectura de Gramsci, es una lectura que pasa por las escuelas del estructuralismo y el posestructuralismo, y esa es la visión (que tiene cosas buenas, ahora no voy a entrar aquí en polémica). Pero mi tradición no tiene nada que ver con el estructuralismo y el posestructuralismo, nada. Por tanto, creo que era mucho más fácil acercarme a Thompson.

P: El año pasado se celebraron 50 años del libro Catalanisme i Revolució Burgesa de Jordi Solé Tura, y en los distintos actos que se celebraron, se demostró que aún hoy sigue siendo un libro polémico. ¿Que representó este libro para ti? Y, ¿Qué crees que representó para la izquierda catalana (y de rebote española)?

Significó mucho para la izquierda española. Porque ese libro es el que explicó a la izquierda española lo que era el catalanismo y por eso provocó la polémica, porque había muy pocos libros que lo explicaran. Y además este lo explicaba con un esquema marxista que era comprensible para la izquierda española. Es decir, la dimensión del tema nacional por primera vez era explicada a la izquierda española en un lenguaje que lo codificaba en categorías marxistas y, por tanto, tuvo un impacto absolutamente enorme. La vigencia actual de ese libro en términos historiográficos, yo creo que es poca, su esquema de considerar que el republicanismo catalán era un movimiento pequeño burgués que no tenía nada que ver con las clases obreras me parece un esquema absolutamente superado, clarísimamente, porque es justamente una visión marxista, pero marxista de los años 60’s. El libro, en realidad, se tenía que llamar “El pensamiento de Prat de la Riba”, y en realidad el libro es eso, es una tesis sobre Prat de la Riba. Después, dentro de Catalunya, yo creo que el impacto fue más la construcción negativa de lo que planteaba Jordi Solé Tura, porque ese libro cabreó a mucha gente. Pero cabreó a mucha gente por varias cosas, en primer lugar, porque mucha gente pensó que de estas cosas no se podía hablar, es decir, es evidente que había una codificación des de la burguesía al catalanismo y, además, esa codificación tenía elementos antidemocráticos, y eso en un contexto de dictadura franquista, personas relevantes del catalanismo pensaron que era ofrecer armas al enemigo, y, por tanto, ese es el primer argumento político para machacar a ese libro. En segundo lugar, es el planteamiento de Solé Tura de que el catalanismo tiene un origen burgués y que, por lo tanto, en un contexto de mucha “marxistización” (y lo digo en términos de vulgarización del marxismo), mucha gente pensó que si se afirmaba que el catalanismo tenía un origen burgués eso era una forma de desacreditar al catalanismo, y lo machacaron también por esto. Y esto llega a extremos, incluso divertidos, pues en realidad lo que Jordi Solé Tura acaba diciendo es que el catalanismo tiene un origen burgués pero que la verdadera liberación nacional catalana vendrá el día que las clases obreras y proletarias hagan de la reivindicación de la emancipación nacional su propia reivindicación, y que sólo entonces vendrá la verdadera emancipación nacional. Pero esto es una copia de Maurín, que no cita, que eso es un clásico, es como los que copiaban a Trotski y no lo citaban. Es una copia de Maurín que lo había afirmado en un artículo del año 1935, que, en realidad para más inri, era una copia de otro intelectual de principios de siglo muy importante y desconocido que es Gabriel Alomar. Gabriel Alomar, hizo tesis que han sido centrales para la política catalana pero que, al ser un intelectual más de conferencia que de escritura, era muy copiado y poco citado. Alomar es el que se inventa ante el fenómeno lerrouxista la idea de las tres fases del catalanismo: un catalanismo burgués, después pequeño-burgués y después proletario. Paradójicamente, Gabriel Alomar es de la Unió Federal Nacionalista Republicana, que es la primera expresión del catalanismo de izquierdas. O sea, en realidad esa es una tesis que nace en el corazón del catalanismo progresista, es la máxima ironía. Porque la máxima ironía es ver también a dirigentes independentistas de izquierdas a veces afirmar que el “soléturismo” es muy peligroso y que las tesis de Maurín son las que tienen razón, cuándo es lo mismo. Eso tiene que ver con la confusión que muchas veces ha tenido el catalanismo de izquierdas y progresista sobre su propia tradición y ha hecho que muchas veces se haya creído lo que le contaba el catalanismo conservador sobre su propia tradición. Y es uno de los grandes problemas que tiene el progresismo en este país.

P: Ya para terminar, solo a modo de conclusión, quería hacerte una pregunta breve: ¿Encontraste la mesa de Lluís Companys cuando fuiste al Palau de la Generalitat?

R: ¿La encontramos no?(se ríe buscando la mirada cómplice de su asesor Adrià).

La mesa aún estaba allí, pero creo que aunque haya un presidente que la ocupe, esa mesa sigue vacía.

Autores: Blai Burgaya y Roc Solà

Publicado originalmente en latrivial.org 

NO HAY TIEMPO NI PA’ CAGAR, HULIO

RESEÑA: ‘NO TENGO TIEMPO. GEOGRAFÍAS DE LA PRECARIEDAD’ DE JORGE MORUNO.

Para quienes no conozcan al autor de este libro, creo que no hay mejor manera de presentarle que parafraseando a Íñigo Errejón –sí, me permitiré esa licencia-cuándo dice que, Jorge Moruno es un militante de mente inquieta y curiosa, intelectual con sangre y guerrero postfordista que ha ido forjando categorías y formas particulares de acercarse a los problemas a partir de dos preocupaciones: la de conectar la vida cotidiana con la reflexión teórica y la de afiliar los instrumentos analíticos para sustituir toda nostalgia del ayer por voluntad de victoria hoy.

Estas dos preocupaciones las vemos de forma muy clara en su segundo libro “No tengo tiempo. Geografías de la precariedad”. Un libro imprescindible que, huyendo de las formas académicas, nos plantea una contradicción imprescindible de pensar como punto de partida para las transformaciones que se vienen: ¿cómo ganar el tiempo que no tenemos pero que abunda como nunca antes?  O, dicho de otra forma, ¿cómo hacer que la vida y el trabajo empiecen a conciliarse, en vez de integrarse?

Así pues, salta a la vista que el punto de partida es claramente gramsciano. Pues como nos decía el sardo, “el tiempo es lo más importante: es un simple sinónimo de la vida misma”. Algo que Moruno nos aclara aún más en la primera página cuando afirma que, “el tiempo es la cualidad que caracteriza por igual a la política y la economía: sin tiempo no puedes decidir, sin decidir no puedes tener tiempo. Sin tiempo se es nada”. De esta forma, a lo largo de ciento veinte páginas, Moruno nos presenta sus “reflexiones veloces” sobre cómo el tiempo ordena nuestra vida dentro de la sociedad, y a la vez, esta sociedad es ordenada por cómo se vive el tiempo.

Ya en el primer capítulo, el autor evidencia que el triunfo de la ideología neoliberal se explica en la medida en que “su presencia sea su ausencia”. En el momento en que cedimos nuestro espacio público (y privado) a la intromisión constante de la publicidad, cedimos también de manera implícita todo nuestro tiempo como materia susceptible de ser tratada desde la óptica del mercado. Esto es, nuestro tiempo pasa a ser productivo o improductivo. Lo que se ha traducido en vivir la servidumbre como libertad, pues como afirma el autor, “un hacedor o doer se convierte en el modelo que emular si se quiere conseguir el éxito, éxito que –paradójicamente- apela al anhelo por dejar atrás la condición de trabajador, pero trabajando mucho para conseguirlo.”  Y es en este terreno de juego en el que, las fuerzas transformadoras tienen que operar para conseguir una redistribución del tiempo y de los recursos. Pues como decía Marx, toda economía finalmente se reduce a una economía del tiempo.

Cuando vemos que cada vez hay menos gente que trabaja, pero al mismo tiempo, los que trabajan cada vez trabajan más (tiempo), es obvio que algo no va bien. Esto lo vemos cuándo oímos a políticos reclamar que las tiendas abran hasta más tarde para que la gente tenga más tiempo de ir a comprar, y, a la opinión pública (o publicada) mayoritariamente le parece bien. Aquí se manifiestan dos hechos, primero, se acepta que durante su tiempo libre los trabajadores solo sean vistos como consumidores potenciales, es decir, su tiempo libre puesto a disposición del mercado y de ser considerado productivo, ya que el tiempo que dedicamos a actividades que no impliquen ninguna actividad económica es visto como improductivo, lo que significa que, una persona que cuida de su abuelo es improductiva; la misma persona, si trabaja en un geriátrico es considerada productiva. De lo que se desprende que el tiempo libre no es visto como algo útil para aportar valores inmateriales a nuestra sociedad, sino que es visto solamente cómo materia con la que crear riqueza, para maximizar beneficios, siendo útil para el desarrollo de la vida humana solo de forma marginal y secundaria. Y el segundo hecho, es que esta sociedad que tiene que estar continuamente disponible, continuamente en movimiento, continuamente siendo productivo/a, nos lleva a vivir en lo que Jorge Moruno etiqueta como “sociedad dopada”. Creo que esto se ejemplifica perfectamente en el anuncio de Dulcolaxo, un medicamento para el estreñimiento que se presenta como el remedio que te ayuda a “programar” tus deposiciones para que el incordio de ir al baño no interrumpa tu tiempo productivo. Dicho de forma vulgar, no tenemos tiempo ni para cagar.

Así pues, en la primera parte del libro, se hace patente que la extensión de la precariedad como condición existencial y la aparición de condiciones de servidumbre y de formas de explotación viene dado, en parte, por la economía de las plataformas digitales (Deliveroo, Amazon, Uber, Wallapop…) y parapetado ideológicamente con el coaching, el mindfullness o el discurso del emprendedor, que, en palabras de Rofrigo Amirola, “conquistan incluso el propio yo de los sujetos”. Resumiendo, pues, en esta primera parte, vemos cómo el neoliberalismo no es solo un sistema de dominación, sino una forma de vida real, que adapta a los individuos, y los hace más resistentes al sufrimiento, porque como decíamos más arriba, la victoria del neoliberalismo está en que “su presencia sea su ausencia”. Porque en lo que realmente se basa la economía de estas plataformas digitales es en que “se hace de la necesidad virtud, se trata de buscar soluciones a realidades infames, pero nunca se cuestiona lo infame que es la realidad”.

Es hacia la segunda parte que Moruno nos propone como repensar este sistema económico-ideológico-social-temporal que algunos autores han bautizado cómo ‘la economía del absurdo’. Lo hace des del feminismo, afirmando que es de los pocos movimientos que tiene la capacidad no solamente de poner en el ojo del huracán demandas puntuales, sino que es capaz de “modificar el orden de las razones”. Es decir, que va hasta las causas profundas de los problemas. Esa forma de ahondar en las causas (¿por qué no se valoran una serie de trabajos y sí otros?, ¿por qué hay brecha salarial?) tiene la posibilidad de alterar la forma de relacionarnos. Por otro lado, Jorge Moruno también reflexiona des del ecologismo, como óptica des de la que criticar la sociedad para cambiarla, no simplemente como un paquete de valores que se incorpora a la sociedad para simplemente mejorarla. Por ejemplo, en el momento en que los supermercados crean sus propias secciones de productos ecológicos o bio, incorporan nuevos valores que simplemente se incorporan (se suman) para mejorar, pero a la vez implícitamente, están asumiendo que todos los demás productos que comercializan son de una calidad ínfima, y el propio consumidor también lo asume y lo acepta.

Pero por encima de esto, lo que nos propone en el libro Jorge Moruno, lo hace siempre pensando en cómo transformar la lógica de la primacía de la competencia por la de la primacía de la cooperación. Lo que nos sugiere como puerta de salida es directamente negar esa máxima según la cual solo se es ciudadano si se tiene un empleo. Porque tener un trabajo ya no te garantiza tener una vida digna. Entonces, la conclusión se presenta obvia: hay que elevar el nivel de vida de la sociedad, para que muchos de estos negocios dejen de existir, pues desaparecerán en el momento en que la gente no se vea obligada a tener que consumirlos.

Me da la sensación de que, de alguna forma, su intensa actividad como twittero lleva a Jorge Moruno a construir su discurso a partir de frases cortas, mordaces y fácilmente comprensibles, que crean imágenes mentales muy impactantes en el lector. Me quedo –por cercanía seguramente-, con el párrafo en el que utiliza la Zona Hermética –una antigua zona industrial de la periferia de Sabadell, que a partir de los 90’s empezó a convertirse en un complejo de discotecas- para ejemplificar que los espacios en los que se estructuraba el trabajo se han diluido, y cada vez son más complicados de ubicar y situar.

Finalmente, me gustaría decir que, aunque el tono de crítica inclemente que tiene el libro, pueda llevar a pensar que tiene una connotación pesimista, es todo lo contrario. Pues como afirmaba el propio autor en una reciente entrevista: “siempre se suele calificar de pesimistas a aquellos que criticamos el statu quo, pero en realidad somos profundamente optimistas, porque no nos resignamos a pensar que el mundo tiene que ser de esta manera. Los autollamados optimistas, que nunca ponen en cuestión el porqué de las cosas y solo se preguntan cómo me puedo adaptar a ellas, son conformistas que es algo muy distinto”.

 

REFERENCIAS:

EL PADRINO: ¿UN PRÍNCIPE DEL s.XX?

A partir de la comparación entre El Príncipe de Maquiavelo y la saga cinematográfica de El Padrino de Francis Ford Coppola y Mario Puzo, pretendo demostrar que la trama de las películas posee elementos que se pueden relacionar con algunos de los postulados planteados por Maquiavelo. De hecho, la relación me parece tan evidente que me aventuro a afirmar que el personaje interpretado por Marlon Brando y Al Pacino es un Príncipe del siglo XX. Como la intención de este texto no es la de resumir el contenido de la película, haré pocas referencias a toda la trama argumental, ya que al tratarse de un clásico del cine se supone que todo el mundo, más o menos, tiene alguna referencia. Además, se hablará prácticamente sin distinción de las tres partes de la trilogía cinematográfica.

Así pues, vayamos al grano. En gran medida, El Padrino es la aplicación práctica de las teorías de Maquiavelo. Si analizamos, parte por parte, la política que siguieron los Corleone para conseguir el poder y mantenerlo, nos daremos cuenta de sus estrategias maquiavélicas. El Padrino, el jefe de la familia (Vito Corleone en la primera parte y luego su hijo Michael en la segunda y tercera), representa al príncipe de Maquiavelo. Él encarna todas las características de lo que tenía que ser un príncipe, porque tiene un poder absoluto y jerárquico, es calmado e imperturbable, sus decisiones no tienen en cuenta la moral y la ética, además, sus actos para mantener el poder son inmensamente pragmáticos y no le importan los métodos que se utilicen para ser eficaz.

Por lo tanto, en este caso, el principado de los Corleone es la Familia, y el Príncipe es el Don. Es decir, la familia está por encima de todo, el bien del Estado (o la familia) no se subordina al bien del individuo, y su fin se sitúa absolutamente por encima de todos los fines particulares por más sublimes que se consideren. Y por eso, al final de la segunda parte de la película Michael ordena asesinar a su hermano mayor Fredo, debido a que éste lo traiciona participando en un complot en su contra. Esta cruel decisión de matar a miembros de su propio clan, la toma paradójicamente, para defender a la familia Corleone debido a que Fredo pone en peligro su estabilidad. Y está claro que aquí Michael sigue a Maquiavelo cuándo nos dice que “cuando se trata de tomar una resolución de la que dependa por entero la salud del Estado, nadie debe detenerse en consideraciones sobre lo piadoso o lo cruel, lo que puede ser plausible o ignominioso. Omítase todo esto y tómese resueltamente aquel partido que salve al estado”. Porque, de hecho, la familia es el cuerpo institucional que aglutina el poder, y por eso, no puede escapársele ninguna información acerca de los actos que se realizarán para alcanzar un objetivo. Y puesto que, los enemigos lo son en tanto que repercuten negativamente en el cumplimiento de los objetivos trazados, nunca deben ser vistos como seres despreciables a los que hay que atacar indiscriminadamente. Maquiavelo sugería que los enemigos son al mismo tiempo la oportunidad para conocer la otra concepción del asunto y se hace imprescindible tenerlos en una condición de observación cercana para dilucidar sus estrategias, para luego neutralizarlas o aniquilarlas. Y en este sentido Vito Corleone le dice a su hijo: “intenta pensar siempre como piensan los que te rodean, con esa base todo es posible”. Por otro lado, además, es importante que el gobernante no tenga a nadie con un poder equivalente al suyo, ni dentro ni fuera de la familia (o el principado). Sony (el primogénito de Don Vito) no tuvo problemas internos, pues durante su “reinado”, Michael estaba exiliado en Sicilia, y Fredo no era una amenaza. Pero sí que los tuvo con las otras familias de igual poder. Y su imprudencia hizo que le mataran, error que no cometería Michael, que derrotó a todos sus adversarios, siguiendo la máxima maquiaveliana de que “nunca debe permitirse un desorden para evitar una guerra, porque en realidad no se la evita, sino que se aplaza el conflicto con desventaja propia”.

Siguiendo con este hilo, hay que remarcar que el principado de los Corleone es hereditario igual que en las monarquías, ya que, “la monarquía es cause necesario para construir nación” expresaba Maquiavelo, que creía que esta forma de gobierno era el medio ideal para la conservación del poder. Y también por este motivo, la mano derecha de Don Vito es su hijo, sea este propio o adoptado, el mayor o el menor, lo que importa es la pedagogía del poder, pues los hijos deben ir aprendiendo de él. Es el león enseñando al cachorro a extender sus garras y dar los mejores zarpazos. Para esto el Padrino aprovecha cada oportunidad para instruir a sus hijos, a sus sucesores. El poder no se hereda a cualquiera, debe ser ganado por el más capaz, el más audaz. Puesto que la familia debe ser una dinastía que controla el poder y no lo deja escapar. Si bien el poder cambia, se debe procurar que este cambie en su esencia, pero no de manos. En principio el poder de Vito Corleone tenía que pasar a su hijo Sony, aunque acabó en manos de su hijo menor, Michael. Por eso, a Sony le costó tan poco conseguir el poder. El caso de Michael fue diferente, ya que, tomando el mando, se saltaba a su hermano Fredo, y teniéndolo en poca consideración, éste se reveló contra él. Pero el Padrino (al igual que un buen príncipe), sabe cuándo es posible negociar en los mejores términos discursivos, en qué momento la palabra es central. Pero también sabe cuándo esto es imposible. En ese momento, hay que abandonar las palabras para pasar a las armas, al momento donde se ejerce la violencia en su forma más brutal para proteger los intereses de la familia. Y volvemos aquí al Príncipe de Maquiavelo cuando afirma: “Si en la fundación y conservación del estado, la necesidad impone el empleo de la astucia, el fraude, la mentira, la violación de acuerdos, solemnemente pactados, la violencia y el crimen, el gobernante no debe vacilar en recurrir a tales medios, seguro de que el buen fin logrado lo justificará”.

Vayamos ahora al origen del poder de la familia Corleone. Para que Vito Corleone se posicionara en la cumbre del poder tuvo que adueñarse de los controles políticos, sociales y económicos del barrio italiano de Nueva York, a través del asesinato de Don Fanucci, quien tenía las actividades ilícitas del entorno bajo su mando. Parafraseando a Maquiavelo, el inmigrante siciliano tuvo que usurpar un espacio de poder cometiendo todos los actos de crueldad que creyera convenientes para sus fines, en una sola exhibición, a fin de no desgastar mayores esfuerzos y recursos. Así lo hizo Don Corleone: usó la crueldad en una sola ocasión, pero en forma contundente y espectacular. Esto logró que afianzara su poder y viviera seguro, pues había logrado infundir temor y respeto. Por lo tanto, Vito asesinó a Don Fanucci y se apoderó de su posición, pero para hacerlo se sirvió de sus propias armas, pues habría sido imprudente usar las armas de un tercero que estuviera interesado en el principado de Don Fanucci. Y cuando tuvo conquistada su nueva posición, no le fue muy difícil establecerse en ella, pues el pueblo estaba harto de las técnicas de chantaje de su antiguo capo. De esta forma, para conseguir este estado, Vito Corleone tuvo que matar y conquistar el territorio a su antiguo dirigente, pero lo hizo siguiendo las enseñanzas de Maquiavelo, ya que este nos dice: “quien usurpa un Estado debe realizar de una vez todos los actos de crueldad que estime necesarios para lograr su objetivo. De este modo no tendrá que repetirlos y vivirá seguro”. Y, además, al conquistar un nuevo “principado” la forma más recomendada por Maquiavelo es la utilización de fuerzas y armas propias, debiendo dejar como última opción el uso de grupos mercenarios. Al asesinar a Fanucci, Don Vito se posicionó como nuevo jefe sin tener disputa. En cambio, si hubiera ordenado matarlo a sus compañeros, lo más probable es que se hubiera desatado una revuelta de sucesión, derivándose en más muertes y pérdidas. Y de la misma manera, la violencia aplicada fue selectiva, en virtud de que la crueldad referida en las enseñanzas maquiavélicas sólo iba a usarse cuando en verdad fuera necesario, es decir, como último recurso, porque la violencia no era un fin, sino un medio para alcanzar poder, riqueza y status.

Una vez que Vito ya tiene consolidado su campo de poder, analizaremos la estructura que le dio a éste: en primer lugar, y como buen príncipe, siempre se bastó con sus fuerzas, y no se fio de los soldados mercenarios, es decir, de todos los hombres que tenía a sueldo. Y no se equivocó, puesto que en la segunda parte del film es, precisamente, un hombre a sueldo el que lo delata delante del juzgado.

Se puede afirmar pues que la política de Vito era muy diferente que la de su antecesor. Ya que él no pedía impuestos para garantizar protección, sino que inició un sistema de favores, usando la crueldad sólo cuando era necesaria. Es decir, que el Padrino ayuda a los que le piden dinero, a cambio de que estos le devuelvan el favor en un futuro. Con esta técnica, el Padrino consiguió el apoyo de políticos y jueces. Por otro lado, la familia Corleone se dispuso a participar en varios negocios relacionados con el juego y la prostitución. De esta manera, el “imperio” que inició Vito creció rápidamente y al no ser estados lo que él conquistaba, no tuvo problemas con la cultura o la lengua de un territorio determinado. Su único campo de acción era el dinero, y su poder hacía que sus “súbditos” acudieran a él, y no al revés. Por lo que no tuvo problemas para mantener su principado. Podemos decir pues que las técnicas de Don Vito fueron más sofisticadas que las de Don Fanucci, ya que el primero se gana el respeto de la gente a través del sistema de favores, y como dice Maquiavelo “un príncipe sabio ideará la forma para mantener a todos los ciudadanos en situación de dependencia del Estado de forma que confíen en él”.

En la fase de consolidación Don Vito Corleone adoptó la estrategia de rodearse de un equipo leal y emplear sus propios recursos, lo cual está ligado a la recomendación de Maquiavelo de que siempre es mejor la autonomía en el uso de la fuerza. De manera que, Vito, sólo se fiaba de unos pocos hombres de confianza, de quienes escuchaba sus consejos para después meditar una decisión. El papel de consejero (consigliere) lo hacía el hijo adoptivo, Tom Hagen, que, según el juicio de Maquiavelo, desarrollaría bien su papel. Porque Hagen es discreto, mira por el bien de la familia y no por el suyo propio, es listo y un buen estratega, pero no más que el Don. Michael Corleone, al igual que su padre, aplicaba también la enseñanza de Nicolás Maquiavelo de tener al lado a personas leales y eficientes, que no se sintieran con la fuerza suficientes para disputarle el poder. Él concentraba las decisiones, pidiendo consejo a un reducido grupo de personas dignas de su confianza, entre ellos Tom Hagen a quien escuchaba por ser el consejero de la familia, pero nunca lo introdujo en el desarrollo de acciones de poder.

El Padrino al igual que El Príncipe ha de hacerse respetar, evitando hacerse odioso o menospreciable. Ha de ser calculador, y no ha de ser impulsivo. Por ejemplo, cuando muere Sony, Vito Corleone no se venga, es más, decide firmar la paz entre las familias. Porque Vito es calculador y medita antes de actuar, Sony, al contrario, es impulsivo, irreflexivo y demasiado violento. Por eso, el enemigo no lo teme tanto como a su padre. Prueba de ello, es la emboscada en la que lo matan. Michael, por su parte, no es impulsivo, ni usa la violencia sin una justificación, pero es más tajante y cruel que su padre. Ya que, a diferencia de su padre, no perdona la traición, y se venga de los que le han amenazado. Michael es calculador, un buen estratega y, posiblemente, su forma de gobernar es la que más se adhiere a los consejos de Maquiavelo, teniendo en cuenta que como nuevo “soberano” puso en marcha una estrategia para ser verdaderamente temido por sus decisiones. Puede parecer que estoy retratando a un déspota autoritario, pero no es el caso. El uso de la crueldad no es motivado por arrebatos coléricos, sino que son actuaciones completamente deliberadas y que se hacen para fines concretos. Pues Michael Corleone nunca demostró ser impulsivo como su hermano mayor Sony, pero sí calculador, tajante y cruel en el momento en que fuera necesario. Porque como dijo Maquiavelo “más vale ser temido y cruel que no clemente y amado”. Esto es: el temor es un factor tangible y palpable, ya que proviene de hechos que lo confirman. El miedo deriva de actos premeditados donde se desarrolló violencia (leyes, castigos, muerte o pérdidas materiales). En cambio, el amor es un sentimiento aleatorio y temporal que puede variar de acuerdo a las circunstancias de un ambiente determinado. El ser amado puede llegar a ser detestado u odiado. A diferencia, el que es temido mantiene su supremacía de poder en tanto haga valer sus fortalezas. Por tanto, es preferible ser temido, que amado.

Para concluir, diré que, en un punto difieren Maquiavelo y Vito Corleone, sobre todo en lo referente al respeto incondicional a la palabra dada. El florentino estipuló que, si todos los hombres fueran íntegros, el principio de engaño no sería necesario para quebrantar las promesas otorgadas (“si todos los hombres fueran honestos, este principio no sería válido, pero como son perversos y no mantienen lo que prometen, tampoco uno debe mantenerlo”). En cambio, Vito Corleone defendía como valor inamovible la palabra ofrecida, vista como pacto de caballeros. Esto le retribuyó respeto, sometimiento y ganancias. Pues, manteniendo las promesas, hizo que los otros gobernantes respetaran su persona y temieran su poder. Ésta postura le fue beneficiosa en un principio ya que consiguió el respeto y la confianza de su “pueblo”, pero el ser un hombre de palabra, clemente, que ofrecía una excesiva confianza le perjudicó durante la última etapa de su mandato porqué ya no tenía tanto poder y, por consiguiente, tampoco respeto de las otras familias.

En las películas de la secuela vemos como se compran conciencias, se intimida a personas, se asesina a amigos y a rivales, se compran propiedades con el fin de esconder el dinero sucio… En fin, una serie de procedimientos que para un moralista estarían mal vistos pero que sin embargo, para el Padrino se justifican en tanto que, por medio de estos métodos se mantiene el poder. Esto último para un príncipe maquiavélico es verdaderamente lo fundamental. De hecho, la fascinación que provoca el poder envuelve a la psique y las actividades de la gran mayoría de personas, sobre todo cuando la ideología del sistema de vida hegemónico coloca al individualismo y la competitividad por encima de principios y valores humanistas. Seguramente por eso, el poder no puede quedar huérfano, y como se dice en la película “si no somos nosotros, cualquier otro lo hará”. Parece ser pues, que el Padrino aprendió muy bien las lecciones de Maquiavelo. Tal vez no sea casualidad que los dos hayan nacido en Italia.

DESGRANANDO EL CONCEPTO DE MODA: PERONISMO.CAT

En los últimos meses, a partir de la centralidad mediática que ha tomado el tema de Cataluña, han sido varios los columnistas que han utilizado la expresión peronismo.cat para tratar de explicar el funcionamiento discursivo y orgánico del Procés y de las organizaciones que lo han llevado adelante. Pero lo que no está muy claro es exactamente a que intenta apelar esta comparación, es decir, ¿se refiere al funcionamiento del peronismo en los años 40 y 50, o a los métodos usados por Perón durante su exilio entre 1955 y 1973, o por otro lado hace referencia al funcionamiento del peronismo del siglo XXI organizado sobretodo alrededor de la figura de Néstor y Cristina Kirchner? Además, tampoco queda nítidamente claro si la comparación es peyorativa, ya que, seguramente se le pueden reprochar varias cosas al peronismo, pero lo que no se puede negar es que fue capaz de articular una identidad nacional-popular que todavía hoy pervive.

Así pues, de lo que aquí se trata, es de contextualizar el término de peronismo.cat y tratar de explicar los distintos hilos que unen estas dos experiencias políticas. Si no me equivoco, el primero en acuñar esta expresión fue el periodista Guillem Martínez, sobretodo haciendo referencia a la Assamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural. Pero antes de que él utilizara esta comparación, varias veces había oído esta comparación en algunas conversaciones informales, es decir, con un par de cervezas más de las reglamentarias. Por lo tanto, se hace evidente que a muchos ya les rondaba esa idea por la cabeza antes de que Guillem Martínez la pusiera en negro sobre blanco.

  1. UNA APROXIMACIÓN AL GENERAL PERÓN.

Antes que nada, es necesario un pequeño resumen de la figura de Juan Domingo Perón y el movimiento político que encabezó. El general Perón fue elegido presidente de la República Argentina por primera vez, en 1946. Según Josep Fontana, para llegar al poder utilizó y manipuló a los sindicatos en su beneficio, consiguiendo que los trabajadores se integrasen con “la burguesía nacional” en la estructura vertical del Partido Justicialista, de acuerdo con un programa nacional-popular. En 1955 fue derrocado por las fuerzas armadas, y se inició un período marcado por la alternancia en el poder entre presidentes elegidos y golpes militares, que mayoritariamente iban destinados a excluir al peronismo del poder. En 1973, el régimen militar comandado por Juan Carlos Onganía buscó una salida honrosa a su mala gestión y a la creciente resistencia de la oposición y convocó elecciones democráticas, pero con la prohibición de presentarse para Perón.

Durante estos “años de exclusión” la dirección del peronismo en el interior quedó en manos de los sindicatos, mientras el peronismo se beneficiaba en el imaginario popular de haber coincidido con unos años de prosperidad económica, y sobretodo, de la imagen de la esposa de Perón, Evita, con su discurso populista y sus actuaciones benéficas. Surgió una guerrilla urbana que veía al peronismo como un movimiento revolucionario, los montoneros, que se proclamaban “solados de Perón”[i]. Es importante, en este punto, echar una mirada a los que nos cuenta G.H.Castagnola a propósito de esta etapa: «[…] Así, y aunque su relación con los grupos peronistas guerrilleros estaba envuelta en una ambigüedad política similar a la de su relación con los líderes sindicales peronistas de izquierda, Perón necesitaba respaldar a estas organizaciones para crear las condiciones políticas que aceleraran su regreso. Hacia fines de 1971, Perón estaba en situación de utilizar lo que él denominó “sus dos manos”. Tenía su “mano derecha” situada principalmente en los sindicatos peronistas […]. La “mano izquierda” de Perón estaba representada principalmente por organizaciones de jóvenes de izquierda y lo que denominó “sus fuerzas especiales” (montoneros): que proclamaban su lealtad al conductor y que hacían de su regreso a la Argentina el punto inicial de una transformación revolucionaria del país. El líder exiliado utilizó ambas manos con gran maestría, efectivamente. Entre 1971 y 1972, Perón desplegó todo su talento político de un modo extraordinario».

Las elecciones de 1973 dieron la victoria al representante del peronismo Hugo Cámpora (Cámpora al gobierno y Perón al poder), quien dimitió después de organizar unas nuevas elecciones que permitiesen presentarse al general Perón. En ellas, Juan Domingo Perón obtuvo el 60% de los sufragios, y regresó al país acompañado de su nueva esposa, y de su secretario José López Rega, apodado “el brujo” (quien después de la muerte del general estuvo dos horas intentando resucitarlo). En esta segunda etapa en el poder Perón trató de purgar del partido a elementos izquierdistas, se enfrontó a las juventudes peronistas y a los montoneros, y permitió que comenzase a actuar la triple A (Alianza Anticomunista Argentina), una organización de mercenarios encargada de secuestrar, torturar y asesinar, con total tolerancia policial, a los miembros de la extrema izquierda e incluso de buena parte de la izquierda moderada. En referencia a esta segunda etapa de Perón como presidente de la República es importante el siguiente análisis de Ernesto Laclau: «[…] fue entonces cuando los peligros inherentes al modo como las equivalencias peronistas habían sido construidas, comenzaron a mostrar su potencial mortífero. Una vez en la Argentina, Perón ya no pudo ser un significante vacío: era el presidente de la República y, como tal, debía tomar decisiones y optar entre alternativas. El juego de los años de exilio, por el cual cada grupo interpretaba sus palabras según su propia orientación política, mientras el propio Perón mantenía una prudente distancia de toda interpretación, ya no pudo continuarse una vez Perón estuvo en el poder. No se había internalizado ninguna equivalencia entre los distintos grupos, y lo único que les mantenía dentro del mismo campo político era la identificación con el líder. Pero esto no era suficiente, ya que Perón encarnaba para cada facción principios políticos totalmente incompatibles. Perón intentó durante un tiempo hegemonizar de un modo coherente la totalidad de su movimiento, pero fracasó: el proceso de diferenciación antagónica había ido demasiado lejos».

2. EL USO DE LAS MANOS EN CATALUNYA.

Una vez visto lo que fue Perón y el peronismo (aunque de forma muy resumida), toca intentar entender el concepto de peronismo.cat utilizado, entre otros, por Guillem Martínez y Steven Forti. Por ejemplo, en la jornada previa al 1-O, Martínez escribía lo siguiente: “ANC y Òmnium, es decir, el Govern, es decir, esas asociaciones peronistas que vinculan al Govern con la sociedad -recuerden este invento; llegará a todas partes, me temo-”. Pues bien, aquí tenemos el primer elemento, ANC como un movimiento civil vertical que ofrece una sensación de horizontalidad, pero que en realidad repite consignas gubernamentales, o, dicho de otra forma, la mano derecha de Mas en su momento y la de Puigdemont actualmente (recordemos que, en su momento, la presidenta de ANC fue en la lista de JxSí y se convirtió en presidenta del Parlament, y que el actual presidente de ANC iba de número dos en la lista de JxCat). Andrew Dowling, profesor de Historia catalana y española en la Universidad de Cardiff, justifica esta idea cuando afirma que la ANC es “más que un lobby o un grupo de presión, pero menos que un movimiento social, ya que no tiene planteado ningún cambio de estructura de poder, que es el elemento clave para definir un movimiento social”. Y en el mismo sentido, Enric Ucelay-Da Cal, nos dice que la ANC es un “organismo político que no es una fuerza política, una cosa muy catalana, del mismo modo que la Lliga Regionalista a principios del siglo pasado. Esto permite una transversalidad que es muy difícil de encontrar en el contexto español”.[ii]

En este punto, se nos hace visible otro elemento común, la transversalidad. El origen de esta transversalidad de la ANC, Òmnium y El Procés en general, seguramente lo podamos encontrar, en parte, en el hecho de que aparece como algo novedoso. Es decir, no son los antiguos partidos, ni tienen una ideología muy marcada como la CUP. La ANC es “gente razonable” (o lo que es lo mismo, esa expresión que utilizamos en los últimos años en Catalunya: les tietes de l’ANC) que ofrece un discurso aceptable. Una ideología íntima, que no es formal ni partidista. Guillem Martínez ahonda en esto: “Ofrece mucho ocio, tienes el domingo ocupado. Y, además, te da un sentimiento de vértigo, de pertenecer a una época”. Cualquiera que acuda a una concentración organizada por las asociaciones soberanistas podrá percatarse de esa transversalidad, la mezcla de perfiles es muy amplia y curiosa, des de señores de orden que votaban a Pujol, hasta jóvenes de la izquierda anticapitalista, pasando por un grupo de clases medias que previamente habían estado muy poco politizadas; en Catalunya todos tenemos a algún conocido que nunca había tenido una identidad política muy marcada pero que ahora continuamente da lecciones de cómo defender la causa. Y volvemos aquí al párrafo citado anteriormente de Ernesto Laclau, esto es, aparece una falsa transversalidad construida a partir de cadenas equivalenciales y basada en la identificación con el líder y unos objetivos difusos, pero sin internalizar ninguna equivalencia entre los distintos grupos. Esto es una muestra más de la ceñida cadena de confianza entre Assamblea y Govern en la que las redes sociales, sobre todo Whatsapp, Twitter y Telegram juegan un papel clave. “Todo es comunicación” (la misma crítica que se le hacía al peronismo kirchnerista, lo llaman política pop), apunta Martínez, y añade que “la unión del Govern con la sociedad se ha conseguido vía sentimientos e información”. Martínez considera a la ANC una “comunidad de sentido”, algo completamente distinto a la “comunidad de poder” que representa el PP: “No hay nada igual en Europa. Antes de que naciese Podemos, Íñigo Errejón se planteó montar en España unas juventudes peronistas. No lo consiguió. En Cataluña lo consiguieron. La ANC es una especie de peronismo.cat”.[iii] Pero si observamos con atención, veremos como las asociaciones soberanistas han servido para reconducir las protestas cuándo parecía que estas podían desbordarse y que el Govern podía perder el control. Solo hace falta recordar la jornada del 20 de septiembre, cuando Òmnium y ANC pidieron a la gente que abandonara las protestas y volviera a casa. Algo parecido sucedió durante la aturada de país del 3 de octubre, cuando el colectivo Universitats per la República decidió acampar en el centro de Barcelona como protesta. Una acampada que fue desconvocada cuándo ANC y Òmnium lo pidieron pocas horas después. De la misma forma, fue ANC quien hizo correr la idea de que el hecho de no convocar elecciones por parte de Puigdemont el 26 de octubre era una jugada maestra, y que había que aceptar la convocatoria de elecciones de Rajoy. Gracias principalmente a la ANC, pasamos de hablar de vaga a hablar de aturada, de hablar de desobediencia civil y radicalidad democrática a aceptar sin titubeos la convocatoria de elecciones autonómicas y el juego del parlamentarismo, en definitiva, hemos pasado de estar hablando sobre República y nuevos modelos de país a estar discutiendo sobre fórmulas parlamentarias y nombres para investiduras. Así pues, si todavía no ha habido ningún desborde en El Procés es porque la ANC (y el Govern) no ha querido, ya que este no se ha traducido en nada en su vertiente gubernamental ni en su vertiente popular, salvo en confiar y ser sumiso ante Mas (o Puigdemont, después), el hombre de la pirueta, al que nunca se le retiró la confianza por parte de los ciudadanos. Pero ni Mas, ni más tarde Puigdemont, han protagonizado ninguna ruptura política. Más bien al contrario, las han evitado. Por todo esto, me parece bastante acertado etiquetar a la ANC, Òmnium cultural, Universitats per la República y demás asociaciones laterales a estas, como la mano derecha con la que Mas controló que El Procés no desbordara, y con la que Puigdemont consiguió legitimar su figura y jugar al juego de los años de exilio de Perón, por el cual cada grupo interpretaba sus palabras según su propia orientación política, mientras el propio Perón mantenía una prudente distancia de toda interpretación.

En contraposición a estas, encontramos la mano izquierda, formada principalmente por los grupos con una ideología mucho más marcada o con métodos de actuación más radicales. Es decir, la CUP, los Comités de Defensa de la República (CDR’s), Arran y algunos sectores de ERC, principalmente. Seguramente Mas no supo utilizar esta mano con tanta habilidad, en parte, por su conocido pasado como gobernante, un problema con el que no se encontró Puigdemont. Esto se evidencia cuándo vemos que el partido que más se enfadó con la investidura fallida de Puigdemont (30 de enero) fue la CUP, es decir, se enfadaron porque no se invistió a un candidato de un partido totalmente opuesto al suyo en término ideológicos, en cambio, fueron los mismos que forzaron el “paso al lado” de Mas. Tal vez la ideología ya no importa. Otro de los tantos ejemplos lo encontramos el día en que Pau Llonch (un conocido militante de la CUP) afirmó que su “enemigo de clase” Puigdemont había hecho más para acabar con el masismo que ninguno de los Comuns (que teóricamente son sus aliados de clase)[iv]. O cuando la misma CUP que aprobó los presupuestos de JxSí en el Parlament rechazó los de Colau en el ayuntamiento de Barcelona. Un último ejemplo, también nos devuelve al 30 de enero, cuándo los CDR’s prefirieron proteger las instituciones y al candidato Carles Puigdemont, antes que protagonizar una insurrección y un desborde real, y evidenciaron su creencia de que el regreso a Catalunya del candidato es el punto inicial para una transformación revolucionaria del país -¿os suena esto?-. Vemos aquí pues, como Puigdemont también ha jugado con maestría con su mano izquierda, ya que ningún sector dentro de esta mano ha sido capaz de decir con claridad que no quiera a Puigdemont como candidato -aunque algunos sí lo afirmen en privado-, ya sea por falta de valor, de convicción o por no querer ser el traidor al legítimo. En este punto todavía se hace más evidente que, Puigdemont mantiene una prudente distancia para que cada grupo interprete sus palabras según su propia orientación política. Seguramente, si Puigdemont ha podido mantener esta ambigüedad habiendo gobernado, es porque las capacidades competenciales de su administración son mucho menores que las que atesoraba Perón como presidente, y porque, de hecho, no ha gobernado en realidad. Por otro lado, además, su actuación gubernamental ha quedado en un segundo plano del debate gracias a su inteligencia para desviar la atención con declaraciones controvertidas, tanto en persona como en Twitter (de forma parecida a Trump) y porque, además, la lamentable actuación del Gobierno de Mariano Rajoy se lo ha puesto muy fácil para dejar lejos del foco su ideología y la de la mayoría de sus acompañantes. Es bastante obvio, pero, que, si algún día Puigdemont se convierte en presidente de una supuesta república catalana o de la misma autonomía tendrá que tomar decisiones y elegir entre opciones, y será en ese momento cuándo se ponga de relieve que no se ha internalizado ninguna equivalencia entre los distintos grupos, y lo único que los mantiene dentro del mismo campo político es la identificación con el líder. Pero esto no es suficiente, ya que Puigdemont encarna para cada facción principios políticos totalmente incompatibles. Y es por eso, que Puigdemont tiene cosas que aprender de Perón, ya que, como nos decía Ernesto Laclau, “Perón intentó durante un tiempo hegemonizar de un modo coherente la totalidad de su movimiento, pero fracasó: el proceso de diferenciación antagónica había ido demasiado lejos”. Para acabar con este apartado y solo a modo de apostilla, me gustaría decir que la fórmula que actualmente propone Junqueras para investir a Puigdemont con un cargo simbólico, nos evoca bastante a aquel eslogan que citábamos más arriba de Cámpora al Gobierno y Perón al poder, pero es que, además, también nos recuerda al famoso primer “paso al lado” de Artur Mas.

La diferencia básica que yo encuentro entre la mano derecha y la mano izquierda en Catalunya, está en que la mano derecha es heredera del pujolismo y no puede evitar dar lecciones morales a los demás, idealizar un nacionalismo cursi y no plantear ninguna crítica al sistema económico-social, en cambio, la mano izquierda son los nacionalistas firmes. Es decir, aquellos que tal vez están un poco más desapegados del líder y que además son críticos con el sistema, de hecho, para mí la diferencia se encuentra en que estos son más realistas que los que conforman la mano derecha. Aunque ser más realista no es garantía de nada, te pueden frustrar igualmente.

3. UNIDOS POR LA DIGNIDAD

De todo lo que hemos dicho anteriormente se desprende que, aunque ahora mismo la mano izquierda de Puigdemont tendría la suficiente fuerza como para puentearlo, esto no va a pasar. Y es básicamente porque es imposible situarse fuera del marco comunicacional de “unidos por la dignidad del país” que ha construido Puigdemont con su candidatura legitimista[v]. Por esto, aunque la CUP y ERC tienen fuerza suficiente como para proponer candidatos alternativos no van a hacerlo. Y esto nos está llevando a tener un debate muy amplio sobre cómo debe ser la investidura y las distintas interpretaciones del reglamento, pero sin que en ningún momento nadie cuestione cuál es exactamente el plan de gobierno y las políticas públicas que se quieren llevar a cabo.

Por último y para ir terminando, es obvio que la explicación que aquí se ha dado dista mucho de ser una explicación global del funcionamiento orgánico y discursivo del Procés, pero es que esa tampoco era la intención de este artículo, ya que la intención de la que partía este artículo era simplemente contextualizar, añadir información y ejemplos a un concepto que se está utilizando en varios medios de comunicación. Además, una comparación completa entre los dos fenómenos políticos requeriría un libro completo. Ya que, por ejemplo, el marco (frame) con el que actúan los medios de comunicación de masas, también es un elemento clave, que se ha tenido poco en cuenta aquí. Solo en forma de pequeño apunte, diré que el marco comunicativo del Procés es el de un Govern que defiende la independencia –algo dudoso y no verificable-, y la independencia supone bienestar –algo dudoso también-, por lo que el Procés es la defensa de la democracia. Estar contra el Govern es estar contra la democracia y el bienestar. Es decir, contra El Procés. Y este marco es inapelable en grandes sectores y regiones de Catalunya. Por lo tanto, informar sobre El Procés en términos no épicos, en términos de crítica y verificación, es percibido como un ataque a Catalunya. Es percibido, de hecho, como un ataque desde otro nacionalismo. De esta manera, es un marco exitoso en cuanto es positivo. Porque sitúa al no –el no al Procés, a la democracia, al bienestar- fuera del marco. Supone una lectura crítica de la democracia española, pero una lectura bucólica y épica de la democracia catalana, fabricada con los mismos moldes y materiales que la española. De hecho, ambas emanan de una misma cultura política, aquella en la que es más importante el emisor que el mensaje.

 

4 PELÍCULAS MUY POLÍTICAS QUE NO HABLAN DE POLÍTICOS

4 PELÍCULAS MUY POLÍTICAS QUE NO HABLAN DE POLÍTICOS

Cuándo se habla de cine político se hace referencia habitualmente a tres tipos de películas: a) los biopics sobre políticos o personajes del mundo político; b) películas que recrean un hecho o proceso histórico concreto; y c) películas que critican modelos de sociedad o económicos… Pero cuándo se hace esta identificación tan concreta se olvida que todo el cine es político, aunque algunos films pueden tener más contenido político que otros. Básicamente porque toda historia tiene un punto de vista y pretende llegar a un grupo más o menos específico de espectadores, con lo cual, siempre hay contenido político detrás. Obviamente la diferencia se encuentra en la claridad con la que se expone el contenido político, pero este siempre está presente. En este sentido, hay películas que sin tener un contenido político muy obvio, llevan consigo reflexiones muy profundas sobre el funcionamiento de los individuos o de nuestras sociedades. Así pues, os proponemos cuatro películas que tienen un visionado muy ameno, pero con un contenido que hay que “masticar” durante días, porque para nosotros las buenas películas son las que producen esta sensación.

  1. Paterson de Jim Jarmusch (2016): Paterson es un conductor de autobús en la ciudad de Paterson, Nueva Jersey (ambos comparten nombre). Cada día, Paterson sigue una simple rutina, por el contrario, el mundo de su esposa Laura es siempre cambiante. La película contempla silenciosamente los triunfos y derrotas de sus vidas diarias, recreándose en la poesía que surge en los más pequeños detalles. Ante la desazón a la que invita la oscuridad de nuestro mundo,una película como ‘Paterson’, que observa el mundo desde delicadas coordenadas poéticas, deviene una obra profundamente subversiva, un soplo de esperanza.Contra la cultura del odio, la ternura de despertar abrazado a la mujer amada. Contra el exitismo, la modestia de entender la creación artística como una labor íntima y cotidiana. Contra la ignorancia, una invitación a descubrir las rimas de la realidad, condensadas en los poemas de William Carlos Williams o Rod Padgett, cuyos versos libres marcan la cadencia meditativa de esta maravilla de Jim Jarmusch.
  2. Arrugas de Ignacio Ferreras (2011): Esta es una película de animación, que se centra en un espacio muy habitual en nuestro paisaje urbano pero al que raramente prestamos atención. La historia de Emilio y Miguel, dos ancianos recluidos en un geriátrico que se hacen amigos cuando a Emilio le diagnostican un principio de Alzheimer, es una de esas historias que nos hace reflexionar poniéndonos frente a algunos momentos de absurdidad que se crean en nuestra sociedad actual. Así pues, Arrugas, con bonitos y enternecedores momentos de commedia nos recuerda que todos seremos mayores y que, tal vez, el culto a la juventud que practica nuestra sociedad nos lleva a relegar a los ancianos a la condición de colectivo excluido.
  3. París, Texas de Wim Wenders (1984): Cerca de la frontera mexicana en Texas, un hombre que padece de amnesia aparece en el desierto. Después de caminar varios días se desploma. En el centro de salud donde es ingresado se averigua su nombre, Travis, y que ha estado perdido durante cuatro años. Hasta allí se desplaza su hermano, que había denunciado su desaparición años atrás y lo lleva a su hogar en Los Ángeles. Partiendo de este marco, se desarrolla una historia llena de emociones reprimidas y conversaciones con las miradas y los silencios. Una película que consigue emocionar sin contarnos nunca todo lo que está sucediendo, pero sin más pretensiones que la de contar una historia.
  4. Everyday Rebellion de Arash T. RiahiArman T. Riahi (2015): ¿Qué tienen en común el movimientoOccupy Wall Streetcon los indignados de España o la Primavera Árabe? ¿Hay alguna conexión entre la lucha del movimiento iraní para la democracia y la revuelta de Siria? ¿Cuál es el enlace entre las activistas ucranianas de Femen y una cultura islámica como Egipto? Y por encima de todo esto, ¿qué tienen que ver Serbia y Turquía? Los motivos para protestar de todos ellos son diferentes, pero las tácticas no violentas que utilizan en sus luchas están muy conectadas. También lo están los activistas que comparten estrategias, nuevas ideas y métodos establecidos. Everyday Rebellion es una historia sobre la riqueza de las protestas pacíficas, representadas cada día por gente apasionada en España, Irán, Siria, Ucrania, EEUU, Reino Unido y Serbia.

LITERATURA CON VALOR POLÍTICO

En los últimos tiempos, a partir de mi observación de la realidad cotidiana, me estoy convenciendo (tal vez erróneamente, quien sabe) de que politiza mucho más a las personas una novela en la que podemos extrapolar algunos de sus elementos a nuestras realidades cercanas, que no un ensayo sesudo y profundo sobre, por ejemplo, la cultura política de nuestra nación. De la misma forma, creo que puede producir un debate más interesante y una politización más directa el visionado de, por ejemplo, la película Biutiful que no el visionado de un documental sobre las malas condiciones de las fábricas de Foxconn. Y siguiendo con esta analogía, tiene mucho más contenido político Yung Beef que Los Chikos del Maíz. Asimismo, para mí, es mucho más interesante como crea comunidad Ignatius Farray que no como Facu Díaz se ríe de Eduardo Inda. Por lo tanto, en esto sentido, me propongo hacer un listado de libros, una pequeña lista de recomendaciones literarias (principalmente novelas) que me han llevado a reflexiones más profundas sobre la política, la filosofía o la sociedad que cualquier ensayo de Monedero, Piketty o Naomi Klein…

  1. 13’99€; Frédéric Beigbeder (2001): Se trata de la primera novela de un antiguo creativo publicitario, que después de ser despedido de su agencia decidió escribir este libro (animado por su amigo Michel Houllebecq) en el que básicamente hace un ataque frontal a los cimientos del mundo publicitario. A partir de la recreación de la vida de un joven creativo publicitario triunfador, el autor construye un insolente y cruel alegato contra la manipulación consumista. En palabras de su autor: “es un libro sobre nuestra sociedad, la vuestra, la mía, la que yo mismo contribuí a forjar durante mis años en las agencias de publicidad, la que todos hemos dejado crecer por despecho”.
  2. El ruido del tiempo; Julian Barnes (2016): El 26 de enero de 1936 el todopoderoso Iósif Stalin asiste a una representación de Lady Macbeth de Mtsensk de Dmitri Shostakóvich en el Bolshói de Moscú. Lo hace desde el palco reservado al Gobierno, y oculto tras una cortina. El compositor sabe que está allí y se muestra intranquilo. Dos días después aparece en el Pravda un demoledor editorial que lo acusa de desviacionista y decadente. Un editorial aprobado o acaso escrito de su puño y letra por el propio Stalin. La historia de Shóstakovich y Stalin es un ejemplo desolador de las relaciones entre el arte y el poder, uno de los más grandes compositores del s.XX adaptó su arte a la estética oficial, abjuró de amigos y maestros y se postró ante el dictador para sobrevivir. Julian Barnes, reconstruye la vida de este músico, pero sobre todo aborda las decisiones que tuvo que tomar en unos momentos históricos sombríos, y profundiza en el miedo, en la culpa, en la dificultad de comportarse con honestidad en tiempos de barbarie, y en la difícil supervivencia del arte en esos años.
  3. La conjura de los necios; John Kennedy Toole (1980): Este libro, aparte de ser una novela extraordinaria, tiene una historia muy especial. Y es que su autor lo escribió a principios de los años 60 pero no logró que se editase ni publicase, y creyéndose un escritor frustrado se suicidó en 1969 (con 32 años). Pero su madre, siguió intentando que lo publicaran, hasta que lo consiguió en 1980 en una pequeña editorial universitaria de Louisiana. Sorprendentemente, el libro triunfó en pocos meses, y en 1981 fue coronado con el premio Pulitzer y su autor fue comparado con Cervantes o Dickens, entre otros. Solo por esta historia ya es necesario leer el libro. Pero es que, además, esta gran comedia ambientada en los bajos fondos de Nueva Orleans es tan disparatada e hilarante que se convierte en adictiva. Para mí, el personaje de Ignatius Reilly (el protagonista), es de los más brillantes y bien construidos que he visto nunca. Ignatius es una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y Tomás de Aquino perverso, que vive a los 30 años con su estrafalaria madre, ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de “teología y geometría” como de “decencia y buen gusto”; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada.
  4. Las aventuras de Huckleberry Finn; Mark Twain (1884): Una de esas novelas de las que todos hemos oído hablar. Pero en estos días que la corrección política envuelve nuestras sociedades y aparecen propuestas como las de quitar los libros de Twain de algunas bibliotecas por racista, no está de más releer algunas de sus obras para darnos cuenta de que son un retrato de la sociedad estadounidense de su época y que, por lo tanto, si aparecen personajes racistas es porque esa sociedad lo era. De hecho, desde mi punto de vista, el libro es más un alegato contra la esclavitud y la violencia que no una simple historia sobre amistad y libertad. Las aventuras de Huckleberry Finn es una lectura imprescindible a cualquier edad.
  5. Cuentos; Anton P. Chéjov (1894-1903): Hay distintas selecciones de los muchos cuentos que escribió Chéjov, y cualquiera es recomendable, ya que son cuentos que tienen la imprenta de la mejor literatura: están escritos con imaginación, un dominio de la técnica narrativa prodigioso y vencen a la carga de los años y nos llegan imperturbables, llenos de vitalidad. En la mayoría de ellos aparecen historias situadas en su época y en su país, Rusia, con personajes que son capaces de emocionarnos, estremecernos, hacernos reír o llorar. Los Cuentos de Chéjov siempre van a ser una buena forma de acercarse e intentar comprender a la sociedad rusa (sobretodo rural) de la época zarista.
  6. Soldados de la noche; Alan Furst (2010): Bulgaria, 1934. Un joven es asesinado por los fascistas locales. Su hermano, Jristo Stoianev, es reclutado por los servicios secretos soviéticos y enviado a España para luchar en la guerra civil. Avisado de que está a punto de convertirse en una víctima de las purgas de Stalin, huye a París. Así pues, Soldados de la noche recrea de forma magistral el mundo europeo de 1932-1945. Este libro ha sido descrito como “una de las mejores novelas sobre el mundo de la inteligencia soviética… es un triunfo de la imaginación histórica. El insólito talento de Furst para describir lugares y épocas, y para caracterizar a personajes de dudosas intenciones lo eleva por encima del género de espías. Los libros de Furst son como los nocturnos de Chopin: eternos, trascendentes y universales”.
  7. Yo fui Johnny Thunders; Carlos Zanón (2014): A partir de la historia de Francis, un chaval que se fue de su barrio persiguiendo el sueño de ser estrella del rock’n’roll, pero que solo se acercó momentáneamente a tocar con la punta de los dedos una fama tóxica y efímera, y que ahora vuelve a casa de sus padres para buscar un sitio donde caerse muerto. Carlos Zanón nos lleva esta vibrante novela, que traspasada por la poesía de los perdedores, retrata una Barcelona llena de personajes que buscan desesperadamente una oportunidad que les permita ser alguien. Está claro pues, que Zanón no pretende retratar a la Barcelona que retrató Mercè Rodoreda, sino que nos habla de esa Barcelona plebeya por la que también se interesaron Vázquez Montalbán o Juan Marsé.
  8. CeroCeroCero; Roberto Saviano (2013): Este libro no es una novela, aunque algunos de sus fragmentos lo parecen. En este ensayo o divulgación periodística, Roberto Saviano intenta explicarnos cómo la cocaína gobierno el mundo. Y lo hace retratando a varios de los “capos” de la droga más poderosos del mundo, mientras nos cuenta cómo funciona exactamente y con datos reales, el comercio de esta mercancía que se ha convertido en “el oro del siglo XXI”. En palabras del autor, “hay un río que corre bajo las grandes ciudades, un río que nace un Sudamérica, pasa por África y se ramifica hacia todas partes, la Via del Corso, los bulevares parisinos, Times Square, el paseo de la Castellana o las avenidas pekinesas. Mira la cocaína: verás polvo. Mira a través de la cocaína: verás el mundo”. CeroCeroCero es un baño de realidad.
  9. El pensament i l’acció. De Marx a Gramsci en Joan Fuster; F.Archíles, J.Lloret, J.Noguera, G.Pala i A.Rico (2017): Este libro es un pequeño ensayo con un tono muy divulgativo, que trata básicamente de la influencia que tuvo Antonio Gramsci en el intelectual valenciano de Sueca. Además, también explica como la obra de Gramsci llegó a Joan Fuster a partir del cantante Raimon y del interés que le suscitó a Fuster. Por lo tanto, este libro sirve para profundizar en aquello que es obvio, que tanto Fuster como Gramsci han sido dos referentes fundamentales para la izquierda de los Països Catalans. La propuesta nacional del primero y la reformulación del marxismo por parte del segundo marcaron, sin duda, las líneas tácticas y estratégicas de las diferentes culturas políticas de nuestros països.
  10. Fuente Ovejuna; Lope de Vega (1613): Por todos es conocida la frase “¡en Fuente Ovejuna todos a una!”. Pero más allá de conocer la frase y entender su significado, no está de más conocer de primera mano los clásicos de nuestra literatura. En este sentido, estaré eternamente agradecido a dos profesoras de lengua que tuve en el instituto, Eli y María, porque ellas me hicieron darme cuenta de que los clásicos no son interesantes solo por su valor artístico o estético, sino porque siempre podemos extraer algo en dos sentidos: a) para entender mejor la sociedad de la época histórica; y b) para entender mejor la sociedad actual. Y básicamente por eso Fuente Ovejuna es útil, porque nos enseña de dónde venimos. Lope intenta demostrar a partir de su comedia, que la colectividad es depositaria del derecho de resistencia y que, si la jerarquía pierde su legitimidad, la colectividad hace uso de aquél y restablece el orden. Sobre todo por esto, pero también por más cosas, este relato sigue siendo tan actual como entonces, y aunque suene muy tópico, esto es así.recomenacions 2.jpg